Scroll to top

MIQUEL PLANAS, INVESTIGADOR DEL PROYECTO HIPPO-DEC: TENEMOS REGISTRADAS ALREDEDOR DE 400 OBSERVACIONES DE CABALLITO DE MAR

El investigador del CSIC en el Departamento de Ecología y Recursos Marinos del Instituto de Investigaciones Marinas de Vigo, Miquel Planas, es el investigador principal, junto a Jorge Urcera, del proyecto con el que colabora Fundación Naturaleza y Hombre, el proyecto Hippo-DEC: “Diagnóstico del estado de conservación de caballitos de mar en el litoral español, áreas críticas y medidas de conservación”, que cofinancia el Ministerio Para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. Durante esta entrevista, el biólogo nos explica en qué consiste el proyecto y cómo podemos colaborar con él.

¿Cómo surgió el proyecto HIPPO-DEC?

Así es. Nosotros empezamos en el 2006 trabajando con el rodaballo: cultivo de algas de peces. Entonces, llegó un momento en el que ya había mucha información y buscábamos emociones más fuertes. Conscientes del desconocimiento que había en torno a la figura del caballito de mar empezamos con temas de cultivo: cría en cautividad, que prácticamente no había nada en el mundo. Conseguimos cultivarlos en cautividad y al mismo tiempo conseguimos obtener información de poblaciones salvajes. Comenzamos con proyectos enfocados en cultivo por una parte y ecología por otra y a raíz de nuestras investigaciones el Ministerio para la Transformación Ecológica nos encargó evaluar el estado de conservación y distribución de los caballitos de mar a nivel de toda la costa española, incluidas Islas Baleares y Canarias. De ahí el significado del nombre del proyecto Hippo-DEC: la “D” significa “Distribución”, la “E”, “ecología” y la “C”, conservación.

¿Cuál será la duración del proyecto?

El proyecto iba a durar tres años, pero se ha ido retrasando y ahora tenemos que hacer el trabajo de 3 años en poco más de uno, y no es lo mismo, así que la información que obtengamos será inferior a lo previsto.

¿Cuáles son los objetivos principales del proyecto?

Además de saber dónde están los caballitos, o qué especies hay (En la península están el Hippocampus guttulatus e Hippocampus hippocampus mientras que, en Canarias, en vez del H.guttulatus tienen Hippocampus algiricus) los objetivos, o al menos lo que el Ministerio espera por nuestra parte es que definamos zonas críticas de conservación (en qué zonas la especie merece acciones de conservación) y cuáles son los hábitats preferentes en los que viven los caballitos de mar, así como proponer medidas de conservación para esas áreas críticas.

Existe un cuarto objetivo que no sabemos si podremos cumplir: conseguir que se incluyan las especies del caballito de mar dentro del Catálogo Español de Especies Amenazadas (Por ahora figuran en Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial). No sé si lo conseguiremos porque para ello necesitamos series históricas, conocimientos para ver cómo han reaccionado las poblaciones…sabemos que están regresionando y cada vez hay menos, pero no existen datos científicos que lo avalen. Dentro de nuestras posibilidades intentaremos llegar a este objetivo con la información de la que disponemos.

¿Cuál está siendo la parte más difícil de este proyecto?

La parte más difícil es que el proyecto no depende de datos que generemos nosotros, sino de la información que nos pasen terceras partes: observadores, buceadores, clubes de buceo…Trabajamos con la plataforma de ciencia ciudadana Observadores del Mar, donde los colaboradores suben las observaciones que van recogiendo y gracias a ello vamos a tener una buena base de datos. Por otro lado, está la participación del sector pesquero: en la pesca de arrastre, cuando hay capturas accidentales de caballitos de mar es muy importante que haya una conexión entre el pescador que recoge el caballito de mar y un centro colaborador o nosotros.

¿Qué debe hacer un pescador que recoge accidentalmente un caballito de mar?

Al recogerlo, puede haber dos posibilidades: que esté muerto o que esté vivo. Si está vivo deben identificar, si es posible, la especie. Así mismo, deben aportar información sobre el sitio en el que lo han recogido, la profundidad, fecha…si además de todo esto también pueden facilitarnos una fotografía, mucho mejor, ya que así identificamos el sexo. Luego deberán devolverlo al mar.

Si el caballito está muerto, el pescador tendrá que meterlo en una bolsa y dárnoslo. Con él, nosotros sacamos un “trocito chiquitito” de la aleta dorsal y con eso hacemos un análisis genético y otros análisis que indican la alimentación que tienen los caballitos en cada zona. Podríamos tomar análisis de caballitos vivos, pero no queremos entrar en esa manipulación. Bioética mente nos parece mejor trabajar solo con ejemplares muertos.

¿Por qué hasta ahora se ha puesto tan poco el foco en la investigación del caballito?

La pregunta es: ¿se come? Aquí no tiene interés comercial. Aquí prima, ha primado y sigue primando siempre el interés económico…No es un recurso que te dé riqueza económicamente hablando. Ahora, como hay un mayor interés por parte de la población, de las ONG conservacionistas y de los propios Estados/Gobiernos, el caballito de mar como especie emblemática es foco de estudio preferente.

¿Puedes revelarnos algún descubrimiento interesante a raíz de esta investigación?

Lo cierto es que sí. Hay campañas oceanográficas enfocadas normalmente hacia especies concretas con un interés, por supuesto, generalmente comercial. Pero cuando hay capturas no solo te aparece lo que tú quieres estudiar, sino que hay capturas accidentales de otras especies…pues indagando en campañas del Instituto Español de Oceanografía, en la zona de Cádiz resulta que aparecían caballitos de mar de hace años y hemos conseguido localizar a través de ahí capturas de caballitos a 80 y 100 metros de profundidad, lo cual es un récord mundial total. Hasta ahora, con el poco tiempo que llevamos con el proyecto, esta es la aportación más importante que tiene que ver con datos de ciencia que no están relacionados con datos del caballito de mar.

Durante los censos, ¿habéis observado alguna relación entre la presencia de otros signátidos y el caballito de mar?

Donde hay peces pipa habrá también caballitos de mar, pero esto es así porque comparten las características de hábitat que necesitan.

¿Es fácil conseguir colaboraciones?

En cuanto a observaciones de buceadores aficionados, por ejemplo, es más fácil…En cuanto a pescadores, porque también es comprensible, yo entiendo que van a lo que van y tampoco puedes incordiarles mucho…entrar al sector de la pesca cuesta.

¿Cuántas observaciones habéis recopilado hasta el momento?

Hasta ahora tenemos registradas alrededor de 400 observaciones de caballito de mar en la página de Observadores del Mar.

Para aquel que quiera colaborar o dirigirse a vosotros, ¿Cómo puede hacerlo?

Tenemos una página web en construcción que dentro de muy poco estará disponible. Además, también está nuestra cuenta de X y nuestro correo electrónico: hippodec@iim.csic.es.

Miquel Planas, investigador principal del proyecto HIPPO-DEC, en el Ecomuseo Fluviarium de Liérganes.

Miquel Planas, investigador principal del proyecto HIPPO-DEC, en el Ecomuseo Fluviarium de Liérganes.